Sacrificar para tener éxito

Para tener éxito y conseguir cosas hay que estar dispuesto a sacrificar otras cosas

Le pidieron a Eli Whitney, quien en ese momento ganaba 3 millones de dólares al día, un consejo que podría ayudar a las personas saber cómo triunfar en la vida. Dijo que el éxito era sencillo.

  1. Tienes que decidir exactamente lo que quieres.
  2. Decides que estás dispuesto a pagar el precio para obtener ese éxito.

Eli respondió, “Bueno… a los 32 años yo era un granjero en bancarrota cuando aprendí una cosa clave: Hay que saber exactamente lo que uno quiere. Hay que saber el precio. Hay que tomar la decisión de pagar ese precio. Eso es todo.”

Creo que esto se puede interpretar de distintas formas pero yo lo veo de este modo. A mucha gente, entre la que me incluyo, le gusta la idea de ser exitosa, pero no la realidad de lo que es ser alguien exitosa. Queremos ser ricos, pero no queremos tener que SER alguien que atrae riqueza en sus hábitos y acciones.

El precio suele ser demasiado para nosotros – lo que tenemos que hacer y quien tenemos que ser para obtener lo que queremos. Preferimos evitar el dolor de tener que sacrificarnos para lograr cosas y nos quedamos donde estamos en vez de cambiar nuestras vidas para obtener nuestros sueños. Y no hay nada malo en eso, si eres consciente de tu decisión y aceptas que nunca tendrás mucho más de lo que tienes en este momento. Querer algo a cambio de nada es una receta para la infelicidad.

Eli Whitney
Eli Whitney

Lo que pregunto a mis estudiantes es si ellos han decidido pagar el precio para obtener lo que quieren. Si son capaces de llevar a cabo los planes y el trabajo de forma continua hasta obtener los resultados que desean como ingresos pasivos, más libertad, más tiempo con su familia, etc. Porque todos queremos la libertad de ingresos online, pero pocos están decididos en pagar el precio para que eso sea una realidad.

¿Cuál es el precio que tú tienes que pagar para obtener lo que deseas en la vida, lo sabes? Pueden ser cosas como:

  • Levantarte más pronto
  • Cambiar tu dieta
  • Apuntarte al gimnasio o algún deporte
  • Hacer networking y superar tu timidez
  • Seguir un presupuesto mensual
  • Hacer cosas que te dan miedo o te sacan de tu zona de comodidad
  • Tener la disciplina de hacer las cosas cuando tienes que hacerlo aunque no te apetezca

Si piensas en lo que quieres, en un reto que te ilusiona estoy seguro de que también puedes imaginar cosas que tendrás que hacer para obtenerlo. Si no estás preparado en este momento es hora de que te prepares. Si hay un conocimiento que te falta es el momento de adquirirlo. Si hay una habilidad que tienes que desarrollar es el momento de desarrollarlo. Cualquier miedo o pensamiento que te este bloqueando es el momento de desbloquearlo. Estas cosas forman parte del precio del éxito. Cuando pagas el precio te conviertes en otra persona, alguien capaz de obtener resultados y alcanzar objetivos.

¿Por qué nos gusta la idea del éxito y riqueza pero no la realidad? Eso es lo que explica Eli Whitney, es porque tenemos que pagar el precio. Tenemos que ser personas distintas. Tenemos que hacer cosas que no nos apetece, cosas que nos dan pereza y tenemos que hacer cosas que nos dan miedo.

De modo que, en algún momento tenemos que decidir lo que realmente queremos, de nuevo, es lo que dice Whitney. ¿Qué vale más?, nuestro ansiado éxito, nuestro reto, nuestro sueño o nuestra comodidad, nuestro deseo de estar relajado, de no cambiar, de gastar más de lo que debemos, de no trabajar tanto, de no hacer algo que nos asusta, etc.

Yo apunté algunas cosas para mí:

  • Ser mucho más frugal para ahorrar e invertir mayor porcentaje de mis ingresos
  • Tener más disciplina, respetar más horarios planeados
  • Hacer más estudio y aplicación para mejor como persona y empresario
  • Hacer más estudio y aplicación de conceptos financieros
  • Tener más disposición para aceptar mayor responsabilidad
  • Hacer algo para ser más sociable y menos tímido
  • Aprender a vender

Si realmente sabes lo que deseas es más fácil cambiar cosas en tu vida. Sobre todo cuando llevas muchos años deseándolo.

Llevo mucho años de indecisión porque lo que deseaba dependía de mi estado, si estaba cansado me quedaba en la cama. Si deseaba un juguete lo compraba. Deseaba mi libertad total y la tenía. Pero estas pequeñas cosas iban contra corriente a lo que realmente deseaba en la profundidad de mi alma, que era sentirme exitoso, o mejor dicho, mucho más exitoso-alguien que tiene control sobre su destino.

¿Cuál es el precio para ti? ¿Qué tienes que cambiar o aprender para lograr lo que realmente deseas en tu vida? ¿Quién tienes que empezar a ser ahora? Puedes escribirlo aquí en lo comentarios.

En mi opinión lo más difícil es saber realmente lo que quieres. ¿Cuánto esfuerzo estoy dispuesto a hacer para obtener mis objetivos? ¿Los objetivos merecen la pena este sacrificio? No puedes estar dividido, por un lado empujando hacia arriba y por otro lado echando el freno. Esto pasa con frecuencia cuando deseamos un objetivo pero no tenemos las cosas claras. La gente que tiene claro lo que quieren y les da igual el precio que tienen que pagar son los que alcanzan los objetivos.

Lo que quieres no importa. Lo que no quieres manda.

¿Te gustaría tener éxito? ¡Claro!, me contestarías.

Ahora déjame preguntarte lo mismo de otra forma:

¿Te gustaría levantarte a las 6 para trabajar y terminar a 1 de la madrugada?

¿Te gustaría llevar la presión de ser el jefe de un negocio que mueve grandes cantidades de dinero y emplea muchas personas?

Hmm. Lo empiezas a pensar. ¿Realmente quiero tener éxito si significa largos días de trabajo y mucha presión y estrés?

¿Te gustaría tener un cuerpo como Brad Pitt en Troya?

Tendrías que cortar por completo la comida basura, entrenar con pesas 2 horas al día y llevar una dieta estricta alto en proteínas y verdura. No puedes beber alcohol.

Antes de contar al mundo lo que quieres hay que pensar en lo que no quieres. Si no quieres trabajo duro y sacrificio tampoco quieres éxito. Si no quieres entrenar con pesas 5-6 días por semana y seguir una dieta estricta tampoco quieres tener un cuerpazo.

No puedes tener la recompensa sin el sacrificio. Si no quieres una parte no puedes tener la otra.

Si deseas una parte sin la otra, estás deseando lo imposible, porque no existe el uno sin lo otro.

De modo que tienes que dejar de preguntarte lo que quieres en tu vida y empezar a preguntarte lo que no quieres.

Rafa Nadal dijo en su libro que uno no puede llegar a la cima sin el entrenamiento diario. Dijo que tienes que quererlo todo, el éxito y el trabajo que requiere. Todas las mañanas, el mismo trabajo, día tras día. Es ese trabajo que proporciona el éxito.

Si buscas un éxito por encima de tu capacidad de sacrificio siempre serás infeliz. Es mejor buscar un nivel de éxito que requiere un nivel de sacrificio que te sienta bien. Así están alineados tus deseos con la realidad.

No busques un éxito que te puede hacer infeliz

Vivimos en una sociedad que se vuelve cada vez más compleja. Al ser más compleja es más interesante y variada, pero también más estresante.

Hay un sinfín de libros y cursos para ayudarte a mejorar tu vida o conseguir el éxito. Gana más dinero, consigue mejor salud, mejora la relación con ti pareja, etc.

Obviamente si podemos mejorar estas cosas, es bueno para nosotros. ¿Pero hasta qué punto debemos? ¿Por qué queremos más? ¿Qué es lo que todos deseamos finalmente? Es mi creencia que finalmente el objetivo de todos es sentirse feliz y útil en la vida.

Nos enseñan que debemos imaginar la vida como deseamos tenerla para conseguir, gracias en parte a la ley de atracción, que se haga realidad. Esto es un arma de doble filo.

¿Qué ocurre cuando imaginas algo lejos de tu propia realidad y refuerces esa imagen con emoción e intensidad y repetición? Una cosa que pasa, o que puede pasar, es que empiezas a sentirte mal con tu vida actual. Ya no sientes la misma felicidad porque la imagen que tienes de cómo debe ser tu vida dista mucho de lo que estás viviendo en la actualidad. Hay que mantener la línea entre ser feliz, apreciar lo que tienes e ir a más.

Una cosa que he aprendido de experiencia propia es centrarme más en imaginar cosas que yo puedo controlar más directamente. Es decir, yo puedo controlar el tiempo que dedico a mi trabajo. Tengo mucho control sobre mi estado de forma física. Sé que si cumplo en mis actividades físicas puedo hacer real un estado de forma mejor como lo imagino. Puedo imaginarme hablando mejor otro idioma o subir de nivel como jugador de tenis. Estas son cosas que puedo ‘atraer’ a mi realidad en un plazo de tiempo razonable y no corro el riesgo de provocar mucha infelicidad en el proceso.

Si tienes retos y quieres imaginarlos cumplidos no es mala idea ir pasito a pasito. Es decir que en vez de imaginarte en una mansión te imaginas primero con tu propio apartamento o casita. En vez de imaginarte como un gran empresario primer imaginarte con un negocio que te da de comer. Sé que esto va en contra de lo que enseñan muchos expertos pero para mí es mejor.

También hay que pensar en que es lo que realmente nos importa. Todos necesitamos sentirnos importantes en el sentido de que nuestras vidas tengan sentido. Tenemos que aportar algo al mundo pero no significa que todos tenemos que ganar mucho dinero, ser súper exitosos, ser los más guapos y geniales. Más éxito no iguala más felicidad. Tener éxito, dinero, un cuerpazo, etc. Todo esto viene con un precio de tiempo, trabajo y dedicación. Quizás serias más feliz sin tanto y sin tener que dar tanto para conseguirlo.

No digo que no hay que aspirar a nada. Yo tengo unos retos y me hace mucha ilusión mejorar en algunas cosas. Pero si intentara mejorar en mil cosas a la vez estaría estresado perdido. Decido unas pocas cosas que son realmente importantes para mí y me centro allí. Cuando era más joven quería tenerlo todo y no hacer nada para conseguirlo. Ahora sé que esas 2 cosas no son compatibles. No puedo imaginar una vida perfecta y gloriosa sin grandes sacrificios que no estoy dispuesto a dar.

¿Qué valoras? Yo valoro mi libertad. Mucho. Eso complica algunas cosas que me gustaría hacer. Tengo que escoger el valor que es más importante para mí y olvidarme de todo que no sea compatible con ese valor.

No dejes que el afán a ser y obtener más te reste felicidad en tu vida. Eso es el mensaje de esta entrada.

El peligro de autoayuda

La literatura de auto-ayuda suele tener muchos beneficios para los que lo lean. Aprendemos conceptos de cómo funciona la vida que nos ayudan a entender mejor las cosas, y para los que lo aplican, mejorar nuestras situaciones.

Pero, dependiendo del enfoque de la materia, esta literatura tiene cierto peligro. Alguien puede tener cierta satisfacción y tranquilidad en su vida o ser feliz con poco.

Muchos libros dicen que puedes aspirar a cualquier cosa que deseas. Puedes ser lo más grande y tenerlo todo, etc. etc. La idea es para motivar a las personas a darse cuenta que en muchos casos pueden hacer mucho más de lo que habían planteado, y eso está bien. Pero como se dice en inglés, “Hay que tomar todo con un grano de sal”. Quiere decir, tómalo en cuenta pero no lo tomes por una ley absoluto.

Pero cuando coges una persona tranquila y se auto convence con literatura e ideas de auto-superación, de que puede aspirar a ser el más grande y ganar millonadas, al ver que no progresa mucho hacia esas aspiraciones le puede crear ansiedad. Puede crear mucha ansiedad.

Siempre que no estamos actuando y realizando lo que el subconsciente espera de nosotros eso puede causar problemas. De modo que es un gran peligro auto convencerse demasiado de que obtendrás y sobre todo necesitas realizar enormes logros. Es mejor ser pobre y tranquilo que más rico y atacado, enfermo y infeliz. Pero no tiene que ser una cosa ni la otra.

Si te sientes frustrado porque no logras mucho y deseas grandes cosas, lo más importante es estar tranquilo. No vayas a por la medalla de oro de primeras. Ve a por el bronce. Intenta lograr algo pequeño, y cuando lo tienes apunta un poco más alto. Baja la cabeza, aprende, trabaja y trabaja con fe y nunca con ansiedad.

Hay que mantener un equilibrio

Vivimos para trabajar o trabajamos para vivir. No sé quien tiene más suerte, el que trabaja para luego desfrutar o el que desfruta trabajando. La respuesta parece obvia pero cuando alguien le gusta su trabajo se puede encerrar en él de tal manera que pierde el equilibrio en su vida.

Algunas personas pierden toda una vida encerrado en trabajar para escaparse del resto de la vida. Si lees libros de autoayuda te animan a poner retos altos y obsesionarte de cierto modo en conseguirlos. Hay un cierto peligro en esto, te arriesgas a obsesionarte demasiado y con el tiempo puede que llega el dinero que deseabas o el reto que buscabas ¿pero a qué precio?

Puedes acabar dándote más estrés de lo necesario sin apenas darte cuenta. Si tienes un alto reto hacía cual trabajas, asegúrate de poner cada cosa en su sitio. Tener cuidado de no sobrepasar el límite de obsesión. Si solo piensas en eso y en nada más puedes rápidamente perder equilibrio en tu vida. Hay que poner retos y trabajar para lograrlos con tranquilidad y confianza. Acepta que no es fácil y que a veces te sentirás algo de frustración, pero no debe ir a más.

Oí hace mucho tiempo la historia de John Reese, ahora conocido como súper guru de marketing en Internet. Su obsesión de ganar fue tal que acabó en el hospital por su mal estado físico y mental.
Una anécdota interesante fue el momento, después de años sin progresos, en que las cosas empezaron a ir en su favor. Compró un dominio por alrededor de $100 (lo que costaban entonces) y en menos de 24 horas alguien le llamó para comprárselo por $900. Lo pensó y decidió vendérselo pensando que $800 era una buena ganancia. Al cabo del tiempo el comprador le llamó diciendo que se sentía culpable y tenía que contárselo, ese mismo dominio que compró por $900 lo vendió enseguida a un startup por 1 millón de dólares. (Eso no es raro en esos tiempos, mi empresa donde trabajaba en Florida pagó 4 millones por un dominio.)

Según Reese eso fue su momento más bajo y después es cuando empezó a ganar más y tener éxito.
Yo nunca he trabajado muy duro pero sí que me he obsesionado de forma excesiva (que me ha perjudicado) y por eso cuento todo esto. Si tienes el ‘lujo’ de no tener que trabajar mucho y disponer de mucho tiempo libre, no es muy fácil saber qué hacer con ese tiempo. Creo que los que podemos hacer eso acabamos llenando ese tiempo de forma innecesaria en trabajo. Al menos puedo hablar por mí mismo.

Gaëlle y yo hemos establecido algunas nuevas normas en nuestra vida para obtener más equilibrio. Aunque teníamos mucha libertad no sabíamos aprovecharlo de todo bien. Ahora solo trabajamos hasta cierta hora (Ya nada de pasar todo el día frente al ordenador). El sábado y domingo tomamos completamente libre. (¡Eso es difícil!) Entonces surgió el dilema, ¿Qué hacemos con todo ese tiempo libre? Para mí la pregunta era, ¿Cómo paso tanto tiempo haciendo ocio o cosas que no tienen relación con el dinero o mi interés por acumular dinero? No es una propuesta fácil dado que la mayoría de mis actividades se relacionan con ese fin.

Y requiere disciplina abstenerse de ponerse delante del ordenador. Internet y trabajo se había convertido en mi vida. Levantarme-directo al ordenador. Volver de la compra-directo al ordenador. Ir a la cama-directo desde el ordenador… Podría producir lo mismo en mucho menos tiempo y con muchísimos menos horas delante del ordenador. Esto un tema central del libro de Tim Ferriss, y también el tema de saber vivir y desfrutar la vida sin pasar mucho tiempo trabajando. No saber exactamente qué hacer con tu tiempo ‘no trabajo’ es un problema, sí un problema, pero es una suerte tener ese problema y buscar una buena solución.

10 comments On Para tener éxito y conseguir cosas hay que estar dispuesto a sacrificar otras cosas

  • Pues a mí me encanta lo que hago, disfruto y soy más feliz delante del ordenador. Es cierto que hay que desconectar durante algún tiempo, nada mejor que buscarse buenas series para ver durante las comidas y así la mente esté en otro lado, y darle al cuerpo un poco de ejercicio por las mañanas.
    Si fuera ya millonario, seguiría teniendo actividad, pero disfrutaría aún más del trabajo porque ya no habría tanta presión y me dedicaría al 100% a lo que me gusta, no como ahora, que aunque disfruto, siempre hay algunas tareas un tanto pesadas.
    Pienso que hablar de que “se pierde el equilibrio de vida” es sinónimo de falta de entendimiento con las personas más cercanas, que están en otra onda y te ven como un bicho raro, raro… al que hay que “desintoxicar de esa droga”.

  • Que gran verdad Javier… si mi esposa leyera esto también opinaría lo mismo y aprovecharía para darme un codazo y me diría: “¿Ya viste? hazle caso a Javier y dedicanos más tiempo a mi y alos niños”.

    No tego pretexto, el ordenador y la Internet se me han vuelto una obsesión y después del trabajo (10 horas en oficina) aprovecho un par de horas y los fines de semana para “ponerme al día”; además de que estoy en el proceso de arrancar mi primera web en serio para conseguir en el corto plazo la libertad financiera.

    Ya estoy leyendo el primero de tus libros (el gratuito) y voy a aprovecharlo al máximo para triunfar en este medio. Espero que al organizar mejor mi vida y mis finanzas, puede también organizar mejor mi tiempo para lidiar con la obsesión por la Internet.

    Te mando un abrazo.

  • No sabes como me siento de identificada con lo que cuentas Javi.

    Adfer también tiene razón. Realmente no considero mis actividades en la web “trabajo”, me encantan, me lo paso muy bien. Pero sin embargo absorven todo mi tiempo, tengo la cabeza demasiado llena de ideas y mi lista de cosas para hacer siempre crece y crece y crece.
    Un fin de semana sin ordenador??? Uffff, es como la droga. 😉

    Me cuesta por ejemplo muschísimo sentarme y no hacer nada, aunque sea tengo que leer un libro o aprender algo, me siento culpable si no aprovecho tooooooodo el tiempo para hacer algo productivo.

    La verdad es que me he planteado desde hace un par de días ponerme un horario y a partir de cierta hora no hacer nada más…. relajarme, pasear, cocinar, pintar, tumbarme en un parque.

  • A mi me pasa que trabajo muchas horas y el tiempo libre lo dedico al ordenador, que por así decir es mi ocio, el problema es que también hay que dedicarle tiempo a la family, joder… que falta tiempo y la vida se acaba.

  • “aunque sea tengo que leer un libro o aprender algo, me siento culpable si no aprovecho tooooooodo el tiempo para hacer algo productivo.”

    Minverva – eso es exactamente como siempre me he sentido!

  • Por cierto, el libro de Tim Ferris es muy interesante!

  • Hola Javi, hola a todos!
    El ocio és una necesidad asi como el trabajo. Yo me dedico a mi web por 6 a 8 horas. Lo tiempo más és para familia, niños, mi mujer. El tiempo de ocio lo tomo haciendo cada cosa com mi atencion a esta cosa. Mismo que sea hacer nada! “El sábado y domingo tomamos completamente libre. (¡Eso es difícil!) Entonces surgió el dilema, ¿Qué hacemos con todo ese tiempo libre? Para mí la pregunta era, ¿Cómo paso tanto tiempo haciendo ocio o cosas que no tienen relación con el dinero o mi interés por acumular dinero? No es una propuesta fácil dado que la mayoría de mis actividades se relacionan con ese fin.” Hacer las cosas a su tiempo, el ocio com el ocio, és que haz com que puedas hacer bien las cosas de dinero. Talves sea una solucion para su pregunta.
    Javi
    Pienso por veces em le proponer hacer la traducion de sus escritos para el português y hacer um blog sobre esto tema. Que piensas?

    Perdonan-me por mi malo español.

  • Excelente artículo, me siento identificado con tu punto de vista.

  • Efectivamente, la felicidad y la infelicidad se basan en lo que tu consideras que tienes y en lo que tu consideras que te haria mas feliz, se es mas feliz cuando se esta mas gusto con lo que se tiene, pero si caemos en el conformismo, no progresamos y conseguimos lo que queremos, por lo que el equilibrio es dificil, si estamos constantemente deseando lo que no tenemos y no podemos conseguir seremos infelices, si nos conformamos y no deseamos nada, seremos mas felices, pero en algun momento no podremos evitar ser conscientes de que podriamos haber hecho mas y sido mas felices consiguiendo metas.

    Para mi algo clave para ser feliz es asumir y estar contento con lo que tienes y no vas a poder cambiar, pero tener metas y objetivos realizables, luchar por conseguirlos, ya que la motivacion es la salsa de la vida y disfrutar de los logros una vez conseguidos, todo lo que quede en demasiado conformismo o demasiado incomformismo nos va a llevar a ser menos felices,

    Muy buen post y reflexion,

    Un saludo,

    Daniel

  • Bien dicho Daniel, tampoco hay que renunciar todo y nunca salir de la zona de comodidad. Un equilibrio…

Leave a reply:

Your email address will not be published.